miércoles, 24 de mayo de 2017

Leyes morales y leyes ceremoniales

¿Quién decide qué hemos de obedecer?

1 Juan 5: 2 En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios, cuando amamos a Dios, y guardamos sus mandamientos. 3 Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos.

De acuerdo a la Escritura no somos salvos por obedecer los mandamientos, nadie, nunca en la historia bíblica, se salvó obedeciendo los mandamientos de Dios, pero la evidencia de haber sido rescatado de la esclavitud del pecado, la evidencia de la fe verdadera, siempre ha sido obediencia a la Palabra de Dios. (Hebreos 11)

Hebreos 11:7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.

La Biblia nunca dice que no podemos obedecer los mandamientos y por eso Dios mandó a Jesús, no dice que los mandamientos son difíciles de obedecer, al contrario dice que no son difíciles, (Deut 30, Rom 10, 1 Jn 5), el problema no es su dificultad sino nuestra rebeldía, el sistema sacrificial existe desde Génesis, esa es la gracia de Dios desde el principio, debido a que Dios es justo, y alguien tiene que pagar, el sacrificio de un animal inocente como sustituto del pecador, fue su plan desde la caída del hombre.

Deuteronomio 30:11 Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos.

Si el pecado es transgresión de la ley de Dios, (1 Jn 3:4), entonces lo opuesto al pecado es obediencia a la ley de Dios, la Biblia lo llama justicia (Dt 6:25), y la definición bíblica de amor a Dios, es guardar sus mandamientos (Dt 10:12-20; Jn 14:21; Jn 15:10; 1 Jn 5:2-3). Así que no guardamos los mandamiento para ser salvos, sino que los guardamos porque somos salvos, porque fuimos creados para andar en esas buenas obras (Efesios 2:8-10) y porque amamos a Dios.

Juan 14:21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.

Algunos teólogos decidieron ponerle etiquetas a la ley de Dios, y entonces a ciertos mandamientos les llaman "la ley moral de Dios", y al resto de los mandamientos le pusieron motes, como "La ley ceremonial" y "Las leyes dietéticas", y "Las leyes civiles", bueno, primero tenemos que aceptar que tales etiquetas no existen en la Biblia, no están allí, y decir que unas leyes son morales y otras no, es una falacia, sino una blasfemia.

El término moral, es un adjetivo que significa, "bueno", "correcto" o "apropiado", si algunas leyes de Dios son morales, y otras no lo son sólo hay dos posibilidades, o son "amorales" o son "inmorales", si son amorales diríamos que algunas leyes de Dios no son justas, no tienen bondad, o no son apropiadas, lo cual no es posible (Rom 7:12; Sal. 119; Sal 19), si decimos que son inmorales, entonces son injustas, malas e inapropiadas, así que o todas las leyes de Dios son morales o tenemos una contradicción con el carácter de Dios, quien entregó a Moisés todas las leyes, no las inventó Moisés, Dios las escribió, 10 de ellas con su dedo, y le dictó a Moisés el resto, (Ex 34:1; Ex 32:16; Ex 24:3-4).

Éxodo 31:1 Y Jehová dijo a Moisés: Alísate dos tablas de piedra como las primeras, y escribiré sobre esas tablas las palabras que estaban en las tablas primeras que quebraste.

¿Quién decide cuáles son morales y cuáles ceremoniales?


Cualquier cristiano en su sano juicio dirá que los 10 mandamientos están vigentes hasta el día de hoy, y dirán que entran en la categoría de "leyes morales", excepto el cuarto mandamiento, porque alguien decidió que es parte de las leyes ceremoniales y no es ley moral, por lo tanto podemos evitar ese extraño mandamiento de descansar, porque alguien le puso un título que no existe en la Escritura.

Este tratamiento arbitrario de la Escritura ha producido una verdadera esquizofrenia en el cristianismo, porque algunos cristianos se rasgarán las vestiduras si algún pastor progresista casa homosexuales, diciendo que están desobedeciendo los mandamientos de Dios, y los otros dirán que son leyes que están abrogadas y clavadas en la cruz (aunque no es lo que Pablo quiso decir), o no están en la lista de "leyes morales", y por otro lado si un cristiano quiere guardar las leyes dietéticas o el día de reposo, será tratado como judaizante, legalista y caído de la gracia, aunque sólo quiere obedecer a Dios, porque sabe que sus mandamientos son bueno, todos ellos.

Por otro lado ¿Qué hacemos con pasajes como Hechos 15, donde las primeras instrucciones para los gentiles que vienen a la fe de Abraham, Isaac y Jacob, son dejar la idolatría, la fornicación y dos leyes dietéticas: no comer animales ahogados y sangre, si las leyes dietéticas están abrogadas porque están en la lista de leyes ceremoniales, ¿qué hacen en la lista de las primeras cosas que han de practicar los nuevos creyentes?

Hechos 15:19 Por lo cual yo juzgo que no se inquiete a los gentiles que se convierten a Dios, 20 sino que se les escriba que se aparten de las contaminaciones de los ídolos, de fornicación, de ahogado y de sangre.

Y luego el mismo pasaje dice que el resto de los mandamientos o la ley de Moisés la aprenderán los gentiles en la Sinagoga, cada día de reposo.

Hechos 15:21 Porque Moisés desde tiempos antiguos tiene en cada ciudad quien lo predique en las sinagogas, donde es leído cada día de reposo.

¿Seguiremos buscando pretextos teológicos para no obedecer a Dios y finalmente para no amarlo? o empezamos a ser honestos con nuestras doctrinas contradictorias, no estar bajo la ley, no significa que no tenemos que obedecer la ley de Dios, significa que no estamos bajo la cláusula de la ley que nos maldice (Dt 28), porque nuestro Mesías, pagó el precio por nuestra rebeldía, pero la gracia no es permiso después de ser salvos para pecar, es poder de Dios para vivir en justicia (Gal 5; Rom 6), y finalmente de eso se trata el nuevo pacto, de que la ley de Dios ya no esté grabada en piedra, sino en las tablas de nuestro corazón (Jer 31:27-33).

Romanos 6:1 ¿Qué, pues, diremos? ¿Perseveraremos en el pecado para que la gracia abunde? 2 En ninguna manera. Porque los que hemos muerto al pecado, ¿cómo viviremos aún en él?

Jeremías 31:33 Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

¿Podemos guardar todos los mandamientos? Me reservo la respuesta para la siguiente entrada.


Isaías 48:17 Así ha dicho Jehová, Redentor tuyo, el Santo de Israel: Yo soy Jehová Dios tuyo, que te enseña provechosamente, que te encamina por el camino que debes seguir. 18 !!Oh, si hubieras atendido a mis mandamientos! Fuera entonces tu paz como un río, y tu justicia como las ondas del mar.

Sean Santos porque yo soy Santo.

Ser santo para el Creador no es opcional Es importante definir palabras, de esta manera hay menor posibilidades de equivocarnos al interpr...