jueves, 13 de julio de 2017

¿Podemos guardar todos los mandamientos?

Antes de responder a esta pregunta, quisiera hacerte otras.

¿Dios espera que guardemos sus mandamientos?
¿Los mandamientos de Dios son muy difíciles de obedecer?
¿Cuántas leyes guardamos como ciudadanos de nuestros países?
¿Esperamos ser buenos ciudadanos en el Reino de Cristo?

La respuesta a la primera pregunta es un rotundo SÍ, y te lo demuestro en ambos lados del texto bíblico:
Éxodo 16:28 Y Jehová dijo a Moisés: ¿Hasta cuándo no querréis guardar mis mandamientos y mis leyes?
El contexto de este pasaje suele pasarse por alto, no es hasta Éxodo 20 que encontramos los 10 mandamientos y el resto de los preceptos y leyes expresados por boca misma de Dios y grabados en piedra, ¿cuáles mandamientos y leyes quiere Dios que Israel guarde, si todavía no se los da?

El mandamiento que Israel estaba quebrantando en el capítulo 16 de Éxodo es con respecto al Día de Reposo, no debían recoger Maná el día de reposo, debían guardar un poco más el sexto día, para que el séptimo comieran, algunos salían a recoger el séptimo día y no había, y otros guardaban cuando no debían y se agusanaba, así que Dios está esperando que guarden el día de reposo, cuando todavía las tablas de piedra no han descendido del Sinaí, ¿sorprendido? quizás es la razón por la que Dios dice "acuérdate del Día de reposos para santificarlo", así que puedes poner en duda la división teológica en dispensaciones de la historia bíblica, porque la "dispensación de la ley" no comenzó en el Sinaí.

Así que pon atención, las leyes de Dios existen desde el principio, porque Dios no cambia, es por eso que podemos encontrar que Abraham guardó los mandamientos de Dios, en Génesis:
Génesis 26: por cuanto oyó Abraham mi voz, y guardó mi precepto, mis mandamientos, mis estatutos y mis leyes.
¿Qué mandamientos guardó Abraham, si todavía no llegamos al Sinaí?  La respuesta nuevamente es, los mismo de siempre, los que Dios nos dio desde el principio.


1 Juan 2:Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio. 

"Desde el principio", desde "Bereshyt" ese es el nombre del primer libro de la Biblia que conocemos como Génesis, "Bereshyt" es la primera palabra de la Biblia en hebreo y significa "En el principio".  

Dios no cambia y espera que su pueblo, los que se hacen llamar sus hijos guarden sus mandamientos, observa:

Deuteronomio 5:29 !Quién diera que tuviesen tal corazón, que me temiesen y guardasen todos los días todos mis mandamientos, para que a ellos y a sus hijos les fuese bien para siempre!
El Padre espera que guardemos sus mandamientos, ¿y su Hijo?, algunos dicen que no, que vino a cambiar las reglas y a poner su nueva lista de mandamientos, más fáciles, porque los primeros eran muy difíciles. ¿es eso verdad?

Juan 14:15  Si me amáis, guardad mis mandamientos. 

Bueno, me dirán, sí hay que guardar sus mandamientos, pero no espera que guardemos lo que Dios le dio a Moisés, mi respuesta siempre es... "sigan leyendo"

Juan 14:24  El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió
Juan 15:10  Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. 

La Palabra del Mesías no es la suya, es la del Padre, los mandamientos que guardó fueron los del Padre, así que no hay una lista nueva, y si decimos que le conocemos esto es lo que dice Juan debemos hacer:

1Jn 2:4-6  El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él; pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él. El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo. 

¿Cómo anduvo nuestro Mesías? Sin pecado, y la definición de pecado, ¿dónde la encuentro? "sigue leyendo..."

1Jn 3:4  Todo aquel que comete pecado, infringe también la ley; pues el pecado es infracción de la ley. 

Entonces ¿espera Dios que guardemos sus mandamientos? Sí, antes de Moisés, durante el tiempo de Moisés, después de Moisés, antes de Cristo y después de Cristo. Sí, eso dice la Biblia.

¿Los mandamientos de Dios son muy difíciles?

Esta pregunta surge con mucha frecuencia, después de responder la primera, sí, Dios espera que guardemos sus mandamientos, pero nadie puede hacer eso me dicen, "es muy difícil, Jesús los cumplió por nosotros".  Bueno, si eso fuera así, no diría una y otra vez, "arrepiéntanse y no pequen más", ¿cómo dejas de pecar? obedeciendo sus mandamientos.

La Biblia no dice que no podemos obedecer porque los mandamientos sean muy difíciles, dice que somos muy rebeldes, de hecho dice que no son difíciles de obedecer:

Deu 30:11-16  Porque este mandamiento que yo te ordeno hoy no es demasiado difícil para ti, ni está lejos.  No está en el cielo, para que digas: ¿Quién subirá por nosotros al cielo, y nos lo traerá y nos lo hará oír para que lo cumplamos?   Ni está al otro lado del mar, para que digas: ¿Quién pasará por nosotros el mar, para que nos lo traiga y nos lo haga oír, a fin de que lo cumplamos?   Porque muy cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón, para que la cumplas.  Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal;  porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella. 

Y Pablo cita este pasaje, confirmando que no son difíciles obedecer:

Rom 10:5-8  Porque de la justicia que es por la ley Moisés escribe así: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.  Pero la justicia que es por la fe dice así: No digas en tu corazón: ¿Quién subirá al cielo? (esto es, para traer abajo a Cristo); o, ¿quién descenderá al abismo? (esto es, para hacer subir a Cristo de entre los muertos). Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: 

Finalmente Juan dice de los mandamientos:
1Jn 5:3  Pues este es el amor a Dios, que guardemos sus mandamientos; y sus mandamientos no son gravosos. 

Entonces ambos lados del texto bíblico confirman esta verdad, guardar los mandamientos no es tarea difícil, ese no es problema, es nuestro corazón rebelde el que no quiere.

Ahora hagamos una pausa, antes que le des clic a la "X" de arriba y cierres la página, porque la disonancia cognitiva que te produce esta idea es insoportable, ¡calma!, déjame preguntarte ¿cuántas leyes tienes que guardar como ciudadano de tu país? Yo vivo en México y estuve investigando, nadie las ha contado, pero entre leyes penales, laborales, mercantiles, aduanales, de tránsito, internacionales y uno que otro código civil, algunos piensan que son cerca de 4 millones de leyes, que como mexicana debo obedecer para ser considerada una buena ciudadana.

Si obedezco estas leyes en mi país, no me meto en ningún problema, puedo circular libremente por las calles de mi país, sin temor, y puedo ir a dormir como bebé tranquilamente, porque nadie me acusa.

Si esto es así en el mundo físico, ¿cómo esperamos ser buenos ciudadanos del Reino de los cielos?  los ciudadanos del Reino, deben vivir bajo un código que en definitiva es superior al de los hombres, que trae otros beneficios, físicos y espirituales y demuestran además que amamos a Dios. La ley de Dios, sus instrucciones, nos entrenan en amor, así de simple:

Deu 6:5-6  Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; 

Entonces respondamos la pregunta que abrió esta publicación ¿Podemos guardar todos los mandamientos? ¿Espera Dios que guardemos los 613 mandamientos contenidos en el Antiguo Testamento y los 1050 mandamientos en el Nuevo Testamento? (Sí, hay más mandamientos en el Nuevo Testamento que en el Antiguo),

De la misma manera como no tienes que obedecer todas las leyes de tránsito si no tienes auto, Dios no espera que observes todos los mandamientos, por la simple razón, de que tendrías al mismo tiempo que ser levita, sacerdote, hombre, mujer, campesino, rey, siervo y amo.  Nadie cumple al mismo tiempo con estos requisitos, Jesús mismo, no tuvo que observar todos los mandamientos, y no cometió pecado, porque el no era levita, no tenía que observar los mandamientos exclusivos de los levitas, porque no era mujer no tuvo que guardar los mandamientos para las mujeres.

No habiendo templo en Jerusalén ni sacerdocio en funciones, no se espera que haya sistema sacrificial en actividades, y no se te demanda que sacrifiques corderos en tu jardín trasero, porque estarías transgrediendo la ley, sólo hay un lugar en el planeta donde se pueden realizar sacrificios, y se requiere de un templo para tal efecto, de un sacerdocio, y condiciones de purificación que por el momento no existen.

Tampoco vamos a apedrear adúlteros o hijos rebeldes, no porque esté permitido cometer estos pecados, sino porque para poder aplicar de manera judicial la consecuencia por estos delitos, tendríamos que estar en Israel, tendría que haber sanedrín, y nuestra constitución debería ser la Biblia, así que no, no podemos apedrear a nadie.

Pero hay otro grupo de instrucciones que sí podemos guardar, que podemos y debemos guardar todo en la medida que nos sea posible.

Jesús no vino a abolir la ley y los profetas (Mt. 5:17), de hecho vino a enseñarnos que la forma correcta de guardar los mandamientos no es exteriormente, sino desde el corazón, es bueno que no te metas en la cama del vecino y no cometas adulterio, pero no es suficiente, el adulterio se genera en el corazón de donde nacen nuestras maldades, así que el adulterio lo detienes desde tus ojos, y Jesús lo lleva al extremo, porque no te va a pedir que apedrees a los adúlteros, te va a pedir que te saques tus propios ojos, si te son ocasión de caer (Mt. 5:29).

Ahora no te estoy diciendo que para ser salvo hay que guardar los mandamientos, no lo dije, y no lo dice la Escritura, lo que dice es que si lo amas, si dices que tienes una relación con Cristo, y habiéndote arrepentido de tus pecados, has sido lavado y regenerado, entonces guardas sus mandamientos, no puedes decir que sigues a un Dios santo y vives como profano.

Lee tu Biblia, y aprende que las instrucciones de Dios, lo que llamamos sus leyes son justas, buenas y santas.

Rom 7:12  De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.



Sean Santos porque yo soy Santo.

Ser santo para el Creador no es opcional Es importante definir palabras, de esta manera hay menor posibilidades de equivocarnos al interpr...